Mary Poppins. La Gran Cadena.

Me gusta Mary Poppins. Mucho. La Mary de Julie Andrews y el deshollinador de Dick Van Dyke. Así les conocí.

Hace unos años me leí el libro de P. L. Travers. En él, Mary Poppins es presumida, borde y engreída. No cae bien. Ni falta que le hace, no nos vamos a engañar: es capaz de volar con un paraguas, se desliza por la barandilla hacia arriba, llega a su país de las hadas a través de los dibujos de Bert, toma el té en el techo con su tío… Y tiene un cumpleaños muy especial cuando coincide con la luna llena.

Este es el capítulo que nos ocupa: Luna llena. En el que una noche Jane y Michael siguen a Mary y acaban en el parque zoológico. Todo el mundo habla de un cumpleaños, de la luna llena y de La Gran Cadena. Y como dice Jane  ¡todo anda de cabeza! Los humanos acarrean a los animales, se bañan en la piscina de las focas y las jaulas estaban llenas de personas. ¡Cómo me hubiera gustado ver esta escena en la película!

Llega un momento en el que el oso pardo acompaña a Jane y Michael hasta el departamento de los reptiles. ¡Allí estaba Mary Poppins! Era de su cumpleaños de lo que tanto se hablaba… Al poco tiempo de llegar empezaron a oírse gritos y cantos: había comenzado La Gran Cadena. Cocodrilos, castores, osos, grullas, leones y otras bestias formaban corro alrededor de Mary. El día de su cumpleaños no había ni cazadores ni cazados. “Ave y cuadrúpedo, piedra y lucero: todos del mismo madero…”

¿Cómo me iba resistir a ilustrar esto?

Aunque me tenía que salir de mi zona de confort, no iba a ser una ilustración fácil:

1º: Tenemos todos una imagen clarísima de Mary Poppins. ¿Cómo hacerla mía? Además tenía que estar contenta… (¡Buf!)

2º: Muchos personajes y poco aire. Imprescindible. Era un festival. Con lo que a mí me gusta que el ojo construya.

3º: La noche, colores poco saturados y mucho trabajo lumínico. Nada habitual para mí.

Sobre todo, lo que a mí me da la ilustración es el tener que obligarme a hacer cosas distintas y convertirlas en propias. Así que me puse con ello. Si no me quedaba bien solo tenía que guardarlo en secreto… Pero como me ha quedado bien, os lo cuento. Aquí va el proceso.

Ya he contado otras veces que hago unos bocetos bastante escasos, por no decir bastante miserables. En este caso este ha sido el único, que me da vergüenza hasta enseñarlo. Y la foto es horrorosa también, lo sé.

En el dibujo final modifiqué un poco la composición y las figuras y añadí a Candelo.  Es que una vez me disfracé de Mary Poppins y Candelo tuvo cierto protagonismo. Pero eso es otra historia.

Boceto y dibujo final

Para representar a Mary Poppins creí que lo mejor era no desmarcarme demasiado. No quería una Mary bonita y amable como Julie Andrews pero necesitaba que fuese reconocible, sobre todo porque estaba ilustrando una escena que no sale en la película, que es la historia que conocemos todos. Por eso la vestí como la recordamos, pero la retraté como al resto de mis mujeres: un poco abstraída y mirando hacia dentro.

Y después vino el color. Esta vez todos los colores son de acuarelas hechas por mí. No los he fabricado para la ocasión, pero son los colores que salen al mezclar los pigmentos cuando te sobra un poco después de hacer una acuarela y no te da para otra y haces otra para aprovecharla. Con el color tenía que cortarme, empezar con colores claros para poder trabajar la luz con el color, no con el lápiz.

Primera parte de color

Para unificar las sombras, decidí utilizar el color del cielo (una mezcla de violeta y tierra siena tostada). Y trabajar los volúmenes con el color. Las luces algo cálidas. Como la luna era lo suficientemente grande, aunque estuviera detrás iluminaría toda la escena, no haría un fuerte contraluz. Esta explicación puede resultar accesoria, pero creo que es necesario anclar las escenas ya no en el realismo, pero sí en la credibilidad.

Detalle

Y así seguí trabajando el color, personaje tras personaje. Después del color base, clarito y aguado, la sombra del color del cielo fusionándola con un color más saturado y degradándolo hacia la luz.

Así quedó el color final:

Color final

Pero necesitaba más contraste. Yo siempre termino mis ilustraciones sombreando con grafito y aceite de linaza. Con sombras envolventes de base y con trazos también envolventes, tienen que seguir las formas…

Pero el color ya estaba demasiado relamido. Y era un baile. Un baile desenfrenado que solo se daba en contadas ocasiones. Necesitaba movimiento.

Así que decidí  (esto es una constante toma de decisiones) jugar con el trazo. Seguir los volúmenes de las formas pero salirme de los límites, soltar la mano sin pensar demasiado. Y al final, mi Gran Cadena, quedó así:

3 Replies to “Mary Poppins. La Gran Cadena.”

  1. Hola, estimada Marta:

    Muy original y bonito.

    Hace una semana, compré cuatro bolas de Jacintos. Les puse en macetas mas grande, por dos, pero juntos.
    Ayer ya ha crecido un jacinto (de los cuatro) como si fue la primavera y se formaban sus futuros flores según la cifra áurea. . Debería mover el sitio para la planta para darla su espacio.
    Hoy y en algunos horas mi jacinto ahora ya se abren y crecen y que sus formas y colores nacen.
    Veo en tu composición casas (vida) que se mueven en un conjunto no-agresivo. Si, para mi, es lo que pasa con tú blog y la página que me mandaste ahora.

    Igual, allí, yo veo y noto como crecen tus colores y nacen entes, seres con la luz de la energía limpia y pacifista.

    Detrás de tus ilustraciones hay una mente amplia y un mensaje clara y muy universal. Se llama … “Marta”.

    Te felicito

    ¡Namasté!

    Dirk R. VSDCDB

    1. martaherguedas dice: Responder

      Muchísimas gracias por tu comentario.

  2. Great, I really like it! Youre awesome

Deja un comentario